Y…

En aquel país llegó al poder un dictador. Y lo primero que dijo fue: ¡Queda prohibida la imaginación!. Y nadie del país podía imaginar ni soñar bajo pena de ser encarcelado. Era todo tan gris que unos pocos se rebelaron y derrocaron al dictador. Proclamaron un “gobierno de salvación” y dijeron: ¡La imaginación es obligatoria! Y todo el mundo se pasaba todo el día imaginando e imaginando sin trabajar ni hacer avanzar el país. Así que se hicieron elecciones y ganó quien decía: ¡La imaginación es opcional!. Y unos optaron entonces por imaginar mientras otros optaron por lo contrario. Y hubo tal enfrentamiento nacional entre un bando y otro que los militares tuvieron que actuar y un general se hizo cargo del gobierno. Y lo primero que dijo fue: ¡Queda prohibida la imaginación! Y…

7 de enero de 2007  Cuentos