Nueva vida

Como sabéis los que me conocéis personalmente, e intuís los que habeís leído los últimos textos de este blog, en los últimos meses no he estado lo que se dice muy alegre. Llevo meses intentando salir de esta espiral que solo gira hacia abajo y espero que por fin haya llegado el momento de alzar el vuelo y salir de estas arenas movedizas que te hunden cuanto más te mueves para intentar salir de ellas.

Quiero que hoy/mañana sea el día elegido para dar un golpe en la mesa donde se tambaleen y caigan de ella los derrotismos, las ataduras, los bloqueos y el pesimismo. Hoy culminaré el rito que cierta persona a la que acudí en busca de ayuda me sugirió que debía realizar. Mañana me encontraré de nuevo después de muchos meses con unos ojos que lo fueron todo para mí. Y no quiero que sea causa de dolor. Quiero que sea el comienzo de una Nueva Vida.

Hoy hago mía esta canción de Sergio Dalma, la escucho e intento convertirla en mi tantra, hasta que su sentido cale hondo y me la crea de veras. Empieza mi nueva vida.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

No busco un culpable
De lo que pasó,
Aposté mi alma
Y perdí en el amor.
Me quité el anillo
Que ayer nos unió,
Y un puñal helado
Me cruzó el corazón.
Pero la esperanza
Me arrancó tu dolor.
Hoy siento la libertad,
Puedo de nuevo volar,
Empieza mi nueva vida
Hoy puedo andar sobre el mar,
Me siento resucitar,
Empieza mi nueva vida.
Y te digo adiós.
Pobre mariposa
Vas de flor en flor,
Eres como cera
Que se funde ante el sol.
Te deseo suerte,
La que no tuve yo.
Hoy miro el amanecer,
Vuelvo a sentirme con fe,
Empieza mi nueva vida.
Puedo ponerme de pie,
Atrás se queda mi ayer,
Empieza mi nueva vida.
Digo adiós a mi ayer. Hoy te digo adiós.
Digo adiós, vuelvo a ser. Hoy te digo adiós.
La vida me llama y la quiero vivir.
Adiós, adiós, ayer.
Hoy te digo adiós.
Ahora puedo crecer y vivir sin ti.
Ahora puedo volar sin atarme a ti.
Ahora puedo existir y seguir sin ti.
Adiós, adiós, adiós, ayer.

Y gracias a Diego (al que no tengo el gusto de conocer) por su magnífico comentario. Sin duda unos de los más simples, pero a su vez demoledores, efectivos y útiles comentarios.

13 de Noviembre de 2008  Reflexiones, Sensaciones